miércoles, 7 de diciembre de 2016

ARTÍCULO: "NUESTROS RESULTADOS ESCOLARES SON DESASTROSOS PORQUE HEMOS RENUNCIADO A UNA ENSEÑANZA SISTEMÁTICA"

Florencia Salvarezza integra el equipo convocado por el Ministerio de Educación en Argentina para renovar el aprendizaje de la lectoescritura. Asegura que en seis meses los niños pueden estar alfabetizados.
Es licenciada en Letras, con especialización en Lingüística, y directora del Instituto de Neurociencias y Educación de la Fundación INECO.

"Por sus resultados en matemáticas, estadísticamente nuestros chicos estarían al nivel de lo que, en Finlandia, se considera educación especial", afirma Salvarezza, muy crítica de una idea pedagógica, la psicogénesis, que en su opinión equivale casi a una renuncia a enseñar. Los resultados están a la vista, y el escándalo de las pruebas PISA es sólo una evidencia más.

Una de las principales críticas de los sindicatos docentes a la evaluación Aprender 2016 era su "estandarización", contraria al hecho, según ellos ampliamente demostrado, de que cada chico tiene sus propios tiempos de aprendizaje. Es la idea por la cual se suprimió la repitencia en primer grado. Si al final de su año inicial en la escuela, el chico no sabe leer y escribir es simplemente porque tiene un ritmo diferente al de los demás.

Contra esto, Florencia Salvarezza, licenciada en Letras, especializada en Lingüística y directora del Instituto de Neurociencias y Educación de la Fundación INECO, sostiene: "Existe algo que se llama psicología evolutiva: cada chico puede tener sus tiempos, es verdad, pero dentro de parámetros, dentro de un promedio. Si un chico habla recién a los 3 años consideramos, en base a esos parámetros, que es tarde. Si un chico no camina al año y medio tiene que ir a ver un especialista. En educación, no, se lo deja pasar".

"La psicogénesis abandonó la enseñanza –agrega, en referencia a la idea pedagógica que subyace detrás de esto-. Dejó a los chicos librados a sus tiempos y la evidencia es que, por el contrario, si uno les enseña, los chicos aprenden. Lo que pasa es que se ideologizó mucho el proceso; ya no se habla de 'aprender a leer' sino de 'entrar en una cultura', por ejemplo".
Desde la Secretaría de Innovación y Calidad Educativa de la Nación se convocó a un grupo de especialistas –además de Salvarezza, lo integran Ana María Borzone, investigadora principal del Conicet, y Beatriz Diuk, docente de la Unsam y responsable de la propuesta Derecho a Aprender a Leer y Escribir (DALE), entre otros- con el fin de desterrar el método en boga en los últimos 30 años y sustituirlo por el método de la conciencia fonológica que, dicho en términos profanos, tiene más que ver con el viejo sistema del silabeo.

El proyecto está en debate y en proceso de elaboración, pero Salvarezza asegura que existe por parte de las autoridades educativas mucha predisposición a hacer estos cambios.
"El nuevo método parte del reconocimiento de la fonolingüística. Las palabras tienen sonidos y esos sonidos se pueden separar: mamá, ma-má, m- a… Y a cada sonido corresponde una grafía. Especialmente en el castellano que es transparente, no tiene casi complejidades. La evidencia dice que la relación entre fonema y grafema enseñada de modo sistemático es el aprendizaje más eficiente", sostiene.


"El otro es un sistema que no se usa prácticamente en ningún lado y ciertamente no en los países que tienen mejores resultados", agrega.

Y explica: "La psicogénesis implicó un cambio muy drástico, porque toma la alfabetización como un proceso casi natural: el chico, incluso antes de su escolarización, ya vive inmerso en una cultura donde hay palabras escritas, cuando llega a la escuela viene con todo eso y a partir de eso va construyendo su sistema de expresión escrita con apoyo y cooperación del docente que, de acuerdo a esta teoría, es más un intermediario que un maestro".
Es la famosa teoría por la cual al niño no hay que corregirle los errores, porque se debe priorizar la expresión, dejar que vaya escribiendo como le suena, construyendo su sistema y, más adelante, se lo corregirá. Pero, para los críticos de esta teoría, el sistema demora el aprendizaje de la lectura y escritura en el niño, lo que sus partidarios justifican con el argumento de que cada chico tiene su propio ritmo, sus propios tiempos. El problema, como explica Salvarezza, no es sólo didáctico, sino neurológico.

"Lo que pasa –dice- es que aprender es ir armando nuevas redes neuronales. Entonces, si dejo que se fije una cosa de modo incorrecto, luego, cuando aparece algo nuevo, tengo que rearmar esas redes o cambiarlas. Es mejor que el aprendizaje sea con correcciones inmediatas, que se vaya corrigiendo a medida que se aprende. Cuando los chicos no saben nada o casi nada de un tema, como es el caso en el primer grado respecto a la lectoescritura, es mejor un aprendizaje guiado y con enseñanza explícita. Cuando ya manejan la materia, entonces uno los puede dejar librados a su búsqueda, a que a partir de los elementos que ya poseen vayan armando nuevas conexiones. Pero en alfabetización, la evidencia dice que, si queremos lectores fluidos, la relación fonema-grafema (a tal sonido, tal letra) tiene que ser enseñada  de modo sistemático y, así, al cabo de seis meses, todos los chicos están alfabetizados".

Con el otro sistema, se postulan hasta tres años para la completa alfabetización del niño. "Agosto", dice Salvarezza, en relación al mes en el cual, con el método basado en la conciencia fonológica, niños que ingresan en marzo a la escuela ya pueden estar alfabetizados.

Continúe leyendo aquí el artículo de infobae.com



viernes, 2 de diciembre de 2016

OPINIÓN: ERNESTO SCHIEFELBEIN

Alfabetización y comprensión lectora

Señor director:

Hace medio siglo Chile tenía uno de los peores niveles de desnutrición infantil de América Latina, y ahora tiene el menor de todos los países de la región. El porcentaje de niños (0-6 años) con algún grado de desnutrición se redujo de 37% en 1960 a 3,7% en 2002 gracias al trabajo del equipo de la Corporación para la Nutrición Infantil (Conin). 

En educación, el analfabetismo es un problema con características similares; pese a ello no se ha enfrentado con un equipo que ofrezca “credibilidad y confianza basadas en antecedentes científico-técnicos” que tuvo Conin.

En 1994 se informó  que un 40% de los alumnos de 4º grado no entendía breves mensajes escritos y un grupo de educadores internacionales (convocados por Unesco) recomendó cambios aprobados por unanimidad en una comisión presidencial. Pero solo se extendió el año escolar de 600 a 1000 horas y se elevó el salario de los docentes. 

Los docentes siguen sin informes de la efectividad de los textos y sin grabar clases para ver cómo mejorarlas. Los nuevos maestros no conocen las brechas en el vocabulario de sus alumnos en 1° grado o el impacto del leer en relación a escuchar. Muchos directores no asignan al 1° grado a sus mejores profesores para enseñar a leer. El informe Ials-OCDE (2000) muestra que la mayoría de los adultos no tiene el nivel funcional de lectura requerido para participar en una sociedad moderna.

Los últimos 20 años Chile no ha avanzado en caracterizar el problema. Se menciona que hay acceso universal, que todos los profesores tienen formación docente, que solo el 5% de los alumnos repite y el 96% de los encuestados en el Censo declara ser alfabeto. Pero no se analizan las pruebas nacionales e internacionales que muestran que la mayoría no entiende lo que lee.

En resumen, el país no percibe la magnitud del problema, por lo que no le asigna prioridad. Hasta el momento los candidatos a la presidencia o próximo Congreso no generan propuestas para enfrentar este problema, y tampoco hay un equipo apropiado en el Mineduc.

Ernesto Schiefelbein
Investigador Universidad Autónoma y Premio Nacional de Educación

Fuente: latercera.com

jueves, 1 de diciembre de 2016

ARTÍCULO: LAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN LLEGARON PARA QUEDARSE

Desde el año 2015, la prueba PISA incorporó la medición del uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Este hecho refleja su irrupción en el aprendizaje, y pese a que los expertos coinciden en que no son  la panacea, existe un fuerte convencimiento en la urgencia por modernizar el aula, lo que significa cambiar los modelos educativos y asistir a los docentes en esa transformación. 

Resulta evidente que las TIC están transformando la manera de enseñar. El hecho que se hayan incorporado estos elementos en una evaluación de carácter internacional, revela la realidad del actual marco educativo donde las TIC tienen una mayor presencia en el aula. Para el profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica, Miguel Nussbaum, “el trabajo colaborativo es sin duda una habilidad que tenemos que desarrollar en nuestros futuros profesores. La OCDE a través de la prueba PISA así lo ha reconocido al incluir desde 2015 el diagnóstico de esta habilidad”. 

La evidencia de PISA, señala la publicación de Unesco “Tecnologías digitales al servicio de la calidad educativa” (2016), es que aquellos docentes que están más dispuestos y mejor preparados en prácticas de aprendizaje orientadas en los estudiantes, son más propensos a integrar el uso de la tecnología en sus lecciones. 

Se trata de un cambio necesario de implementar en toda la comunidad educativa, explica
Marcela Momberg, profesora de historia y experta en Redes Sociales aplicadas a la Educación, ya que “los alumnos de hoy son hijos de la tecnología, por lo que su forma de comunicarse y de conectarse es distinta a lo que acostumbramos. Lo primero que debemos hacer es entender e integrarnos a los nuevos estándares de tecnología y comunicación”.  

Afirma la profesora que la era digital ofrece un mundo lleno de oportunidades y recursos que se deben aprovechar. Estas herramientas, dice, “ya son parte de la vida de nuestros alumnos, solo que ellos ya las usan hace años con una total ausencia de supervisión, modelos de aprendizaje, protocolos, validación de fuentes de información y estándares; en resumen, tienen un aprendizaje autodidacta lleno de vicios. Es prioritario que la comunidad  docente se integre, tanto por los recursos que se requieren como por la capacitación necesaria para actualizar nuestros métodos y tecnologías.  La problemática actual es darnos cuenta de lo que nos estamos perdiendo y cómo recuperar el tiempo perdido”. 

Con ello coincide Luis Lara, licenciado en Ciencias Biológicas PUC, profesor de Biología y jefe del Área de Ciencias del Colegio San Ignacio, quien señala “que el sistema educativo se adaptó lentamente a esta revolución y de forma desfasada a lo que ocurría en universidades y empresas. Es necesario promover la experiencia comunitaria del uso de la red, de crecimiento en conjunto, para lo cual debe haber guías orientadas a las familias, para que el estudiante venga desde el hogar con ciertas responsabilidades en el uso de terminales, así como ocurre con cada valor y comportamiento que solo el núcleo familiar  puede entregar”.

Es urgente, asegura el profesor Lara, que el sistema educativo  forme a los docentes en el uso correcto de las TIC. “Hoy en día, los profesores se preocupan de consumir aplicaciones, que resuelvan fácilmente sus problemas inmediatos, no creo que exista una orientación hacia el desarrollo de herramientas por parte del docente, sino más bien una orientación hacia el consumo”. 

Encuesta TIC a los alumnos 
Se trata de una urgente necesidad, porque desgraciadamente, según la última medición Simce de las TIC (2013), el 46,9% de los alumnos tiene habilidades de nivel inicial en el manejo de las TIC y el 51,3% resultó en el eslabón intermedio. 

Pese a los magros resultados, cuenta el director de Enlaces, Marcelo Vera, “la creación de la Red Enlaces ha significado 24 años incorporando las tecnologías en el sistema escolar. Podríamos señalar que fuimos pioneros en la región definiendo una política pública que llevó la tecnología como apoyo al quehacer pedagógico y logramos un estándar en los establecimientos que permitió a los profesores innovar en sus prácticas pedagógicas”.

Continúe leyendo aquí el artículo de grupoeducar.cl/

martes, 29 de noviembre de 2016

ARTÍCULO: LA EDUCACIÓN QUE MERECEN NUESTROS HIJOS

"La educación no es preparación para la vida, la educación es la vida en sí misma."
John Dewey 


En demasiadas ocasiones olvidamos que educar exige prestar atención incondicional a la persona con la que estamos. Es igual si es nuestro hijo o nuestro alumno... educar es un acto de amor incondicional.

No existen recetas infalibles para educar. Quizá por eso todo el mundo "sabe" de educación y se siente capacitado para decir a los docentes cómo tienen que hacer su trabajo. Me gusta pensar que lo hacen por ese sentimiento de sobreprotección que invade la relación de muchos padres con sus hijos. Pero, ¿le pedirías a un economista que te operara de apendicitis o a un médico que construyera un rascacielos? El respeto por la labor docente es fundamental para mejorar la educación, pero ese respeto también hay que ganárselo día a día ofreciendo la educación que merecen nuestros hijos.

¿Qué educación es la que merecen nuestros hijos? Aquella que entiende que las personas no tenemos una única forma de aprender, que tienen en cuenta que todos tenemos unas destrezas y habilidades distintas que deben ser tratadas de forma personalizada. Es imperativo ofrecer una educación que no excluya a nadie, en la que cada persona pueda llegar lo más lejos posible, alcanzar sus metas y, porque no, sus sueños.

Una educación que les enseñe a pensar y les dote de espíritu crítico, que les permita desarrollarse como seres humanos, que les dé las herramientas necesarias para ser autónomos en todos los sentidos, que sean capaces de adaptarse a los desafíos que les depara y les deparará la vida, que les prepare para la vida.

Además, esa educación debería hacerles disfrutar del proceso. Sí, disfrutar aprendiendo. La educación debe ser un camino lleno de cosas maravillosas por conocer, de lugares fantásticos por visitar, de personas increíbles por conocer. Por supuesto que aprender requiere de un esfuerzo por parte de los alumnos, de una constancia y una perseverancia... pero ese esfuerzo puede y debe ser gozoso y no un sacrificio.

La educación es inevitablemente imperfecta. Nada de lo que hacemos o enseñamos es eterno, todo cambia con el tiempo. Por eso es tan importante que la educación que reciban nuestros hijos vaya mucho más allá de prepararles para aprobar exámenes, de sacar notas excelentes. Nuestros hijos merecen que la educación que les ofrecemos les haga mejor persona, que les permita tener una vida la más plena posible. Decía Carl Rogers que "la única persona que está educada es la que ha aprendido cómo aprender y cambiar".

A veces tengo la sensación de que la educación actual es un gigante con pies de barro... y que se va a desplomar de un momento a otro. Solo con la máxima colaboración entre docentes y familias conseguiremos que la educación que ofrecemos a nuestros hijos tenga unos sólidos cimientos.

Fuente: El blog de Salvaroj

ARTÍCULO: NIÑOS QUE DICEN MENTIRAS: ACTIVIDADES PARA EVITARLAS EN LA ESCUELA

Las primeras mentiras aparecen en el paso de la Etapa Infantil a la Primaria. Es un momento de profundos cambios cognitivos y sociales en el que los niños se enfrentan a nuevas formas de pensar, sus intereses cambian y se amplían considerablemente los círculos sociales.

Así, se relacionan con personas que presentan nuevos roles (profesores especialistas, entrenadores, psicólogos, compañeros en los extraescolares, etcétera) y viven un entorno más amplio. A su vez, disponen de más recursos y madurez para atender el mundo que les rodean.

¿Por qué mienten?

Las razones que motivan las primeras mentiras en los niños son las que se irán dando más adelante, de adolescentes e incluso adultos: Por un lado, la necesidad de aceptación y reconocimiento por parte de los padres, los profesores o los compañeros; y, por otro lado, las ganas de disfrutar de la atención de los mismos colectivos.

Por esto, la forma más efectiva y positiva de acabar con las mentiras en la escuela y la familia es mostrar a nuestros alumnos que, pese a todo (pese a que a veces se equivoque, mienta, haga cosas mal, se enfade, tenga mal humor, rompa cosas, etcétera), lo queremos tal cómo es y valoramos por encima de todo que pertenezca a nuestra clase o familia.

Las actividades que te propongo a continuación buscan destacar las cualidades de los alumnos, reforzar la imagen que tienen de sí mismos y conseguir la reflexión sobre las propias emociones. Pueden utilizarse a partir de los 6 años e irse adaptando a los diferentes niveles educativos. ¡Comencemos!

El espejo

Pide a los alumnos que se coloquen por parejas y el uno delante del otro. Toma esta pequeña lista de preguntas y léela en voz alta:
-¿Qué es lo primero que veo cuando miro a mi compañero?
-¿Cuál es la mejor cualidad de la persona que tengo delante?
-¿Qué es lo que más me gusta de mi compañero?
-¿Qué contaría un espejo sobre mi compañero?
-¿Cómo me siento cuando estoy con él?
-¿Qué cosas hace bien mi amigo?
-¿Qué podría enseñarme?

-De las cosas que hace bien, qué me gustaría que me enseñase?

Da algunos minutos a tus alumnos para que respondan a las preguntas y tomen nota de sus respuestas o lo digan en voz alta si todavía no tienen soltura con la escritura. Es importante que la premisa sea siempre la misma: “Esta vez hablaremos solo de las cosas buenas de nuestros amigos, porque de las malas se suele hablar más a menudo.”

Continúe leyendo aquí el artículo de la revista digital educación 3.0


viernes, 25 de noviembre de 2016

NOTICIA: ORIENTACIONES CURRICULARES PARA EL DESARROLLO DEL PLAN DE FORMACIÓN CIUDADANA

El Ministerio de Educación pone a disposición de las comunidades educativas las Orientaciones Curriculares para el desarrollo del Plan de Formación Ciudadana.

Conoce el documento abriendo este enlace

miércoles, 23 de noviembre de 2016

ARTÍCULO: INFÓRMATE SOBRE EL AUMENTO DE LAS HORAS NO LECTIVAS

La Ley 20.903, que crea el Sistema de Desarrollo Profesional Docente, establece el incremento del tiempo no lectivo para todos los docentes de establecimientos que reciben financiamiento del Estado.


1.      Incremento de horas no lectivas para el año 2017 El incremento de horas no lectivas entrará en plena vigencia el año escolar 2019, cuando se alcance una proporción de 65/35. No obstante, en el año escolar 2017 habrá un primer incremento de 5 puntos porcentuales: las horas de docencia de aula para los años 2017 y 2018, para un contrato de 44 horas, no podrán exceder de 30 horas con 45 minutos, excluidos los recreos, tanto para los establecimientos en régimen de Jornada Escolar Completa Diurna como para aquellos con jornada única.

2.     ¿Cuáles son las actividades curriculares no lectivas, de acuerdo a la Ley 20.903?Son las labores educativas complementarias a la función docente de aula:

a)    Actividades relacionadas a los procesos de enseñanza-aprendizaje, como la preparación y seguimiento de las actividades de aula, la evaluación de los aprendizajes de los estudiantes, y las gestiones derivadas directamente de la función de aula.

b)    Las labores de desarrollo profesional y trabajo colaborativo entre docentes, en el marco del Proyecto Educativo Institucional y del Plan de Mejoramiento Educativo del establecimiento.

c)    Actividades profesionales que contribuyen al desarrollo de la comunidad escolar, como la atención de estudiantes y apoderados vinculada a los procesos de enseñanza; actividades asociadas a la responsabilidad de jefatura de curso; trabajo en equipo con otros profesionales del establecimiento; actividades complementarias al plan de estudios o extraescolares de índole cultural, científica o deportiva; actividades vinculadas con organismos o instituciones públicas o privadas, que contribuyan al mejor desarrollo del proceso educativo y al cumplimiento del Proyecto Educativo Institucional y del Proyecto de Mejoramiento Educativo, y otras que sean establecidas por la dirección, previa consulta al Consejo de Profesores.

 
3.      Distribución de las horas no lectivas:

Las horas no lectivas deben ser asignadas en bloques de tiempo suficiente para que los profesores puedan desarrollar en forma individual y/o colaborativa, la totalidad de sus labores y tareas asociadas al proceso de enseñanza.  Un aspecto clave es lograr
agrupar las horas de tal forma que los docentes puedan desarrollar adecuadamente su trabajo, pero además que les posibilite trabajar con sus pares.

Lo anterior permite coordinar acciones de profesionales que tienen responsabilidad frente a un mismo curso y/o nivel, favorecer la gestión pedagógica y la trayectoria educativa de los y las estudiantes. Además, favorece la reflexión sobre el proceso educativo, la innovación de las prácticas y el desarrollo profesional.
Los directores de los establecimientos deben velar por la adecuada asignación de tareas, de modo tal que las horas no lectivas sean efectivamente destinadas a estos fines.


Continúa leyendo aquí el artículo de educarchile.cl